#34 697 576 726 monica@monicasalvador.com

A estas alturas del siglo ya tenemos claro que el consumidor ha evolucionado profundamente en sus hábitos y necesidades de compra, pero la pregunta es la siguiente: ¿Las empresas han sabido adaptarse a esta evolución?

Durante unos 30 años, hemos estado en un consumo desmedido, donde se suponía que éramos más felices si podíamos comprar más cosas. Teníamos una tendencia a acumular, y si para ello teníamos que endeudarnos, lo hacíamos. ¿Quién no tiene veinte mil tarjetas de crédito que no necesita? ¡Te las ofrecían hasta tomando un café en el bar de la esquina!

Nuevo modelo de consumidor - Mónica Salvador

nuevo modelo de consumidor siglo XXI

Esta situación ha cambiado en los últimos años, por lo menos en España debido principalmente a la crisis, la cual ha ayudado a un cambio de conciencia en todos nosotros. Hay muchos otros países en vías de desarrollo que aún se encuentran en esta fase de “fiesta del consumo”, pero sinceramente, creo que no volveremos a esa situación.

Características

Consumidor irracional:

  •  Consumidor Impulsivo y confiado.
  •  Se deja asesorar por el vendedor o por recomendaciones de amigos.
  •  El materialismo prima sobre todo lo demás.
  •  Se deja seducir por la publicidad tradicional.
  •  No importa la obsolescencia del producto.
  •  No se tiene en cuenta el origen del producto.
  • Consumidor “pasivo”.

Nuevo Consumidor “responsable”;

  •  Consumidor racional y desconfiado.
  •  Plenamente informado, consulta sus compras en internet y redes sociales.
  • Prima el desarrollo personal ante el consumismo.
  •  Se tiene en cuenta la calidad y durabilidad del producto.
  •  Crecimiento, sostenibilidad y medio ambiente.
  •  Consumo de productos locales, beneficio a productores locales y menos contaminación por transporte.
  •  Consumidor “activo” puede convertirse en aliado o detractor de la marca en los medios sociales.
  • Conoce perfectamente sus derechos y si la empresa no responde adecuadamente, no dudará en ejercer su poder.

Estas son, a grandes rasgos, las principales diferencias entre el consumidor de hace unos años y el actual. El problema viene cuando las empresas no saben escuchar el mercado y adaptarse a estas nuevas tendencias de consumo. La empresa que quiere vender hoy en día debe ser transparente, con una estrategia definida y coherencia en sus comunicaciones, tanto offline como online.

Nuevo modelo de consumidor siglo XXI

¿Esta evolución significa que el consumidor quiere gastar menos?

No significa que este consumidor quiera gastar menos, al contrario, muchas veces gastará más pero de forma más consciente y responsable. Bueno, si he de ser sincera, aún tengo algún conocido que piensa que no hemos salido de la fiesta del consumo, a ver si alguien se lo explica 😉
En este sentido, las redes sociales juegan un papel fundamental en este tipo de consumo.
¿Cómo? Si hacemos bien nuestra labor, estableceremos un diálogo con nuestra comunidad o público objetivo, y podremos saber de primera mano lo que necesitan o demandan por lo que nos será más fácil proporcionarlo. Se trata de personalizar en lugar de generalizar.
Según Kloter, esto va más allá aún. Los procesos de comercialización y de fidelización ya no se orientan al consumidor, se orienta a la persona. Las marcas deben humanizarse y ofrecer no sólo un producto, sino una experiencia.

En general, existen tres áreas claves donde deben mejorar las empresas:

  1.  Comprender y satisfacer las necesidades del nuevo consumidor
  2. Crear relaciones duraderas con estos consumidores
  3. Realizar mediciones cuantificables del retorno del ROI de las acciones de marketing.

A muchas empresas les queda un largo recorrido para llegar a este punto pero sin duda no hay retorno así que, estas o no estas.

¿Crees que podemos añadir algo sobre el nuevo consumidor? ¿Te sientes identificado?