#34 697 576 726 monica@monicasalvador.com

Durante los años que trabajé en departamentos de ventas de empresa, la marca personal consistía básicamente en ser una persona que atendía adecuadamente a sus clientes, cumplía sus compromisos, gestionaba las incidencias de manera correcta y no dejaba “flecos sueltos”.  

Si trabajabas de esta forma conseguías generar confianza en los clientes y  no sólo eras la “opción preferida” , sino que además te recomendaban a otros clientes. Pero claro, estamos hablando del mundo “offline”.

En los últimos años el cuento ha cambiado un poco. 😉

Cada vez hay más personas preocupadas con este tema de la “marca personal”.  Se preguntan:

¿De qué va esto? ¿Yo necesito una marca personal? ¿Me puede beneficiar? ¿Cómo empiezo? ¿Dónde? ¿Cuándo? Etc, etc.   ¡Un sinfín de dudas que no encuentran una respuesta fácil!

 

Si trabajas en el mundo de las ventas y  por ventas me refiero toda acción en la que queremos realizar un intercambio, como bien dice Daniel H. Pink, ”todos vendemos algo”, es indudable que necesitas saber de qué se trata.

La marca personal no es una moda pasajera, siempre ha existido, lo único es que ahora tenemos que adaptarnos a nuevos escenarios donde también están nuestros clientes actuales y potenciales. Ese nuevo escenario es el mundo online. Esto no significa que nos olvidemos del offline. Para mí, la virtud es saber combinar ambos mundos de manera adecuada.  

Y entonces pensarás, “Si, pero eso cómo se hace”.  No te voy a decir que es fácil, que sólo tienes que compartir cuatro artículos en redes sociales  y ya está.  Desarrollar la marca personal comienza por un proceso interno en el cual debes sacar lo mejor de ti para mostrarlo. Y si lo logras, lo demás vendrá sólo.

Hay personas que rápidamente detectan aquello que les apasiona, sus principales habilidades y otras, por desgracia, requieren más trabajo ya que no siempre encontramos el diamante que llevamos dentro a la primera. 😉

Indudablemente la forma de llegar al cliente por parte del departamento comercial está cambiando. Si bien es cierto que a algunas empresas les está costando el proceso de digitalización, la realidad es que muchos de nuestros clientes empiezan a relacionarse en ese entorno, por lo que debemos estar si no queremos quedar fuera del “proceso”.

Otro factor importante que debes tener en cuenta es comunicar a la empresa tu intención de trabajar tu marca personal, ya que puede haber malos entendidos y crearte un problema en lugar de ser visto como algo positivo.

Hay un concepto que debes conocer lo antes posible: Social Selling

El Social Selling o Venta Social es el proceso que consiste utilizar las redes sociales para interactuar con clientes y prospectos, con el fin de acelerar el proceso comercial, y aquí entra en juego la marca personal.

Se trata de combinar de manera inteligente y efectiva las relaciones que se puedan desarrollar en redes sociales y la marca personal para lograr el objetivo de cualquier empresa. Ser la opción elegida. En el caso del Social Selling te recomiendo seguir a un experto español: Alex López, top 20 Mundial Influencers Social Selling.

Puede parecer difícil, pero todo lo que hacemos fuera de nuestra zona de confort lo es. Sólo hay que dar el primer paso e integrar estos conceptos en tu día a día.  El objetivo es convertirte en un vendedor eficiente y ser un referente imprescindible para tus clientes y tu empresa.

 

Principales Beneficios de desarrollar tu marca personal:

  • Tendrás información sobre ti mismo y como bien sabemos, la información es poder. Sabrás en que aspectos eres muy bueno, cuales tienes que mejorar, que puedes aportar a tus clientes que otros no pueden. Usa toda esa información en tu beneficio.
  • Tener tu marca personal te permitirá darte a conocer en un entorno altamente competitivo. Si eres bueno y un comercial de confianza, hazte notar.  Esto te permitirá llegar donde otros no podrán entrar.
  • Te permitirá crear vínculos duraderos con clientes y futuros clientes tanto en el entorno offline como online.
  • Te posicionarás como experto en la materia y eso te aportará muchas ventajas, generarás confianza en los clientes y atraerás clientes a tu empresa.
  • Aumentarás de forma exponencial el número de contactos, sin darte cuenta llegará un momento en el cual no tendrás que buscar contactos, vendrán a ti de forma natural.

Primeros pasos:

Antes de empezar debes tener en cuenta que son necesarias unas mínimas competencias en marketing digital. En caso de que no tengas los conocimientos necesarios, te recomiendo hacer un curso de redes sociales, marketing o marca personal.

  • Realiza un DAFO  personal . Es importante saber que habilidades tienes, que áreas de mejora, que oportunidades y amenaza, etc.  Conocerte bien te dará una ventaja competitiva importante. Como sabemos, la información es poder y tú tienes el poder así que aprovéchalo.
  • Una vez hayas desgranado tu interior en busca del Diamante, es hora de definir tu público objetivo. Esto va a depender de cómo quieras desarrollar tu marca. Intenta ser lo más específico posible. Por ejemplo, si eres comercial de una empresa de productos financieros, puedes especializarte en un determinado servicio como fondos destacados para Pymes.  Si desarrollas tu marca en productos financieros, seguramente serás uno del montón, pero si te especializas en un nicho más concreto, tendrás más posibilidades de destacar ya que serán menos especialistas. Si seguimos este ejemplo, tu público objetivo serían Pymes que quieran invertir en fondos destacados.
  • Ahora define dónde está tu público, es decir, en qué redes o foros para que puedas interactuar con ellos.  No debes estar en todas las redes, pero hay dos que considero importantes, Linkedin y Twitter.  
  • Un blog es fundamental para el buen desarrollo de tu marca. Te obliga a generar contenido, no sólo a replicar de otros por lo que tendrás más relevancia ante tus clientes. También es una buena forma de mantenerte actualizado. Para enseñar, debes aprender.
  • Interactúa, se trata de ser social. No te limites a compartir, habla con tus clientes, demuéstrales cuanto sabes, que eres confiable.
  • Y no olvides hacer networking, acude a todos los eventos posibles y habla con la gente, se amable, comparte información, en las cafeterías se cierran muchos tratos! 😉

Esto es, en versión muy resumida, lo básico para empezar a trabajar tu marca. Recuerda que aunque cueste un poco de trabajo, te puede dar muchas satisfacciones y sobre todo, mejorar tus ventas de forma gratificante.

Mónica Salvador

ventas y marca personal